Estar presente en Internet es hoy más necesario que nunca. Todas las marcas, instituciones, organizaciones y profesionales demandan su lugar en un entorno que se ha incorporado a todos los demás canales de comunicación con una gran fuerza.

El hecho de que todo el mundo tenga el acceso a Internet en la palma de la mano, a través de los dispositivos móviles (teléfonos inteligentes y tabletas) deja poco espacio a la improvisación, la elección o el libre albedrío.

Uno de los gestos más repetidos últimamente es el de comprobar quién somos o dónde trabajamos mediante una sencilla búsqueda en Google o mediante Facebook. Es así de sencillo, tras saber de nosotros las personas quieren tener una referencia más precisa y disponen de las herramientas para lograrlo.

Aquí es donde adquiere importancia el prestigio digital o reputación online. Un concepto que va más allá del branding para alcanzar al núcleo de la identidad que pretendemos transmitir.

Porque el prestigio digital alcanza al profesional, a través de su marca personal, a la institución, a través de la imagen que en general tienen de ella los internautas, y a la organización como un todo que pretende lanzar un mensaje claro a la sociedad.

Por ello es necesario cuidar ese prestigio, mediante los mecanismos adecuados de atención al cliente si hablamos de una empresa de servicios, la adecuada presentación de nuestra marca o empresa si nos referimos a una entidad, las referencias seleccionadas si somos profesionales o la acción que mejor nos define si somos una organización.

La tarea tiene su recompensa. Hoy en día se adquiere mayor visibilidad en los motores de búsqueda (SEO) cuanto más fluida es nuestra conversación con nuestra comunidad, cuanto más numerosa es ésta o cuanto mayor es nuestra actividad en redes sociales. El SEO ha dejado paso al SEM.

El prestigio digital es, además, un seguro. Es la base informativa más amable sobre nuestra actividad que ante una situación de crisis (críticas, defectos o fallos en el servicio) puede contribuir a equilibrar nuestra imagen o la de nuestra marca en el entorno digital.